domingo, 14 de junio de 2015

Problemas existenciales II: Te amodio hasta el cielo ida y vuelta

Esto de que te adentres en mis pensamientos,
no me estaría agradando nada...
quiero volver a ser dueña de mi raciocinio
ansío desterrar esta quimera,
mezcla de fantasía y verosimilidad,
utopía y realidad.

¡Quiero, quiero y re contra mil quiero!.
Lo grito a los cuatro vientos.
Mientras, anhelo y espero,
aguanto y me muero,
aguardo, aunque no es mi deseo.

Fusionándose así,
mis ganas de amar y odiar,
besar e insultar,
acariciar y golpear.

Estas polaridades, de magna intensidad,
se atropellan por salir a la par,
eso si, cuando lo logran, me vuelvo bipolar,
a lo Dr. Jekill y Mr. Hyde
y es por eso que entenderme nunca podrás.

Dicho sea de paso, tampoco te comprendo
no es que sea una ciencia
pero para semejante tarea
se necesita paciencia;
en vastas cantidades,
sólo comparables a mis ganas de asfixiarte...

Asfixiarte con mi amor, claro está
¡no soy tan animal!,
a lo sumo un poco bestia y salvaje,
¿será por eso que no hay hombre que me aguante?.

En fin, me estoy yendo por las ramas
es que cuando de vos se trata,
mi coherencia siempre se aparta
por tu culpa, tu culpa y tu re putísima culpa.

¡Andate un rato de mi mente!
pero por lo que más quieras,
prometeme firmemente,
que en mi vida te quedás para siempre.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario