viernes, 4 de septiembre de 2015

Precipicio de amor...


Ese andén, lugar donde sus ojos volvieron a cruzarse, se convirtió en el escenario de una obra que ambos protagonistas daban por terminada, pero no, solo fue un break , un descanso, un hasta luego, sería más exacto, aunque no basta. Cualquier transeúnte que pasara por allí, hasta el más necio y despistado podía sentir como a medida que estos dos se acercaban, esas cenizas, que alguna vez fueron el fuego más ardiente y abrasador, se reagrupaban en brasas que amenazaban con volver a arder con cada paso que daban. Esa atracción que tanto luchaban por negar, esconder, ocultar, estaba allí latente. Era tan real y tangible, como el banco en el que se hallaba sentada, pues tuvo que hacerlo, sus piernas temblaban cual gelatina, sentía que iba a desmoronarse en cualquier momento, era muy fuerte el impacto que el causaba en ella. ¡SI SI Y SI! todos esos sentimientos que daban por enterrados brotaron como las flores en primavera, su amor por él estaba allí, intacto, como si su sola presencia pulsara un botón dentro de ella, dejándola sin habla y anulando uno a uno sus pensamientos y si eso no es amor, entonces yo no se que lo es...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario